5 (100%) 1 vote[s]

 Los muchos nombres de Dios en las Escrituras proveen revelación adicional de Su carácter. Estos no son meros títulos conferidos por los seres humanos sino, en su mayor parte, Sus propias descripciones de Sí mismo. Como tales, éstos revelan aspectos de Su carácter.
Aun cuando no se usa un nombre particular, la frase “el nombre del Señor” revela algo de Su carácter. Invocar el nombre del Señor era adorarlo a El (Génesis 21:33). Tomar Su nombre en vano era deshonrarlo a El (Exodo 20:7). No seguir los requisitos de la Ley constituye una profanación de Su nombre (Levítico 22:2, 32). Los sacerdotes realizaban su servicio en el nombre del Señor (Deuteronomio 21:5). Su nombre garantizaba la preservación de la nación (1 Samuel 12:22).


I. ELOHIM

A. El uso

El término elohim, en el sentido general de deidad, se halla cerca de 2.570 veces en el Antiguo Testamento. Cerca de 2.310 veces es el nombre que se da al Dios verdadero. Se encuentra por primera vez en el primer versículo de la Biblia. Se usa con referencia a deidades falsas en Génesis 35:2, 4; Exodo 12:12; 18:11; 23:24.

B. El significado

El significado de elohim depende de su derivación. Algunos entienden que proviene de una raíz que significa temor y sugiere que la Deidad debe temerse, reverenciarse, o adorarse. Otros la hacen remontar a una raíz que significa fuerte, lo cual indica una Deidad de gran poder. La evidencia, aunque no conclusiva, parece señalar a la derivación posterior, significando, en el caso del Dios verdadero, que El es el Fuerte, el Líder poderoso, la suprema Deidad.

C. La forma plural

Elohim, una forma plural, es peculiar al Antiguo Testamento y no aparece en alguna otra lengua semita. Generalmente hablando, hay tres puntos de vista en cuanto al significado de esta forma plural.
1. Es un plural politeista; i.e., la palabra tenía un sentido politeísta originalmente, y solamente después adquirió un sentido singular. Sin embargo, el monoteísmo del Antiguo Testamento fue revelado, y no se desarrolló del politeísmo.
2. Es un plural trinitario; i.e., el Dios Triuno se ve, o a lo menos se sugiere, en el uso de esta forma plural. Pero, como veremos en el próximo capítulo, para llegar a esta conclusión se necesita leer la revelación del Nuevo Testamento hacia atrás, hacia el Antiguo Testamento. El plural puede que permita la revelación subsecuente de la Trinidad, pero esto es muy diferente de decir que el plural indica la Triunidad.
3. Es un plural mayestático. Esto lo confirma el hecho de que el sustantivo se usa siempre con formas verbales, adjetivos y pronombres en singular. Este plural de majestad denota la grandeza y supremacía ilimitadas de Dios.

D. Las conexiones de este nombre

Si este nombre de Dios significa el Fuerte y se halla en un plural mayestático, uno esperaría que fuese usado con relación a Su grandeza y Sus hechos poderosos.
1. Con relación a Su soberanía. Elohim se usa para describirlo a El como el “Dios de toda la tierra” (Isaías 54:5), el “Dios de toda carne” (Jeremías 32:27), el “Dios de los cielos” (Nehemías 2:4), y el “Dios de dioses, y Señor de señores” (Deuteronomio 10:17).
2. Con relación a Su obra de creación. El es el Elohim que creó todas las cosas (Génesis 1:1; Isaías 45:18; Jonás 1:9).
3. Con relación a Su juicio (Salmo 50:6; 58:11).
4. Con relación a Sus obras poderosas a favor de Israel (Deuteronomio 5:23; 8:15; Salmo 78:70).

E. Los nombres compuestos

1. El-Shaddai. Aunque no es cierta la derivación de esta palabra, la más aceptada es que shaddai se relaciona con una palabra acadia que significa “montaña”. Por lo tanto, este nombre de Dios lo presenta como el Poderoso erguido sobre una montaña. Fue el nombre con el cual Dios se dio a conocer a los patriarcas para dar consuelo y confirmación de Su pacto con Abraham (Génesis 17:1; 28:3; 35:11; Exodo 6:3; véase también Salmo 91:1–2). Este nombre también se usa a menudo en conexión con el castigo del pueblo de Dios (Rut 1:20–21).
2. El-Elión. Este nombre, “el Dios Altísimo” enfatiza el poder, la soberanía, y la supremacía de Dios. Se usó por primera vez por Melquisedec cuando bendijo a Abraham (Génesis 14:19); aunque si Isaías 14:14 relata el intento de Satanás de usurpar la supremacía de Dios, esto indicaría un uso anterior. Después de estas apariciones primitivas, su uso se retira hasta cerca de 1000 A.C., cuando aparece de nuevo en la literatura poética y del exilio (Salmo 9:2; Daniel 7:18, 22, 25, 27).
El-Olam. Este nombre significa “El Dios Eterno”, de una forma original que significaba “El Dios de la eternidad” (Génesis 21:33). Enfatiza el hecho de que Dios es inmutable (Salmo 100:5; 103:17) y se refiere a Su fuerza inagotable (Isaías 40:28).
4. El-Roi, “El Dios que ve” (Génesis 16:13). Hagar llamó a Dios por este nombre cuando El le habló a ella antes del nacimiento de Ismael.


II. YAHVEH

El segundo nombre básico para Dios es el personal, YHVH, el Señor, o Yahveh. Es el nombre que se usa con más frecuencia, hallándose cerca de 5.321 veces en el Antiguo Testamento.

A. El origen de la palabra

El nombre aparentemente proviene de la raíz hawa que significa existencia (como del tronco de un árbol donde cae, Eclesiastés 11:3) o desarrollo (como en Nehemías 6:6). Quizás las dos ideas se pueden combinar en el significado del nombre de Dios, diciendo que lo denota a El como el activo y que tiene existencia propia.

B. La revelación del nombre

Este nombre fue usado por Eva (Génesis 4:1), el pueblo en los días de Set (v. 26), y por Noé (9:26), y Abraham (12:8; 15:2, 8). Pero fue a Moisés a quien se le reveló el significado profundo de este nombre. Dios dijo que aunque El se había aparecido a los patriarcas no fue conocido por ellos por Su nombre Yahveh (Exodo 6:3). El significado no fue conocido en su sentido pleno y más profundo. Esta revelación le vino a Moisés en la zarza ardiente cuando Dios se identificó a Sí mismo como “YO SOY EL QUE SOY” (Exodo 3:14), siendo la idea principal la de que Dios estaba presente con el pueblo de Israel.

C. La santidad del nombre

Puesto que Yahveh era el nombre personal de Dios por el cual El se dio a conocer a Israel, en los tiempos posexílicos se empezó a considerar tan sagrado que no se pronunciaba. Era sustituido generalmente por el término Adonai, y para los siglos sexto-séptimo A.D. las vocales de Adonai se combinaron con las consonantes YHVH para recordarle al lector de la sinagoga que debía pronunciar el nombre sagrado como Adonai. De aquí vino la palabra artificial Jehová. Pero todo esto subraya la reverencia con la cual se estimaba este nombre.

D. El significado del nombre

Parece que se incluyen varias facetas en la significación del nombre Yahveh.
1. Enfatiza la autoexistencia inmutable de Dios. Esto se puede respaldar por la etimología de la palabra y el uso que hizo el Señor del versículo 14 en Juan 8:58 para establecer el alegato de Su existencia eterna absoluta.
2. Asegura la presencia de Dios con Su pueblo. Véase Exodo 3:12.
3. Se relaciona con el poder de Dios a favor de Su pueblo y de su fidelidad al pacto que hizo con ellos, lo cual fue ilustrado y confirmado por Su obra al liberarlos de Egipto (6:6).

E. Combinaciones con el nombre

1. Yahveh-Jireh, “Jehová proveerá” (Génesis 22:14). Después que el ángel del Señor señaló un carnero para usarse como sustituto de Isaac, Abraham llamó al lugar, “El Señor proveerá”.
2. Yahveh-Nissi, “Jehová mi bandera” (Exodo 17:15). Después de la derrota de los amalecitas, Moisés edificó un altar y lo llamó Yahveh-Nissi.
3. Yahveh-Shalom, “Jehová es paz” (Jueces 6:24).
4. Yahveh-Sabaot. “Jehová de los ejércitos” (1 Samuel 1:3). Esta es una figura militar que presenta a Yahveh como el Comandante de los ejércitos angélicos del cielo tanto como de los ejércitos de Israel (1 Samuel 17:45). El título revela la soberanía y omnipotencia de Dios y fue usado a menudo por los profetas (Isaías y Jeremías) para recordarle al pueblo durante tiempos de crisis nacional que Dios era su Líder y Protector.
5. Yahveh-Maccaddeshcem, “Jehová que os santifica” (Exodo 31:13).
6. Yahveh-Raah, “Jehová es mi pastor” (Salmo 23:1).
7. Yahveh-Tsidkenu, “Jehová justicia nuestra” (Jeremías 23:6).
8. Jahveh-Shamma, “Jehová está allí” (Ezequiel 48:35).
9. Yahveh-Elohim-Israel; “Jehová, el Dios de Israel” (Jueces 5:3; Isaías 17:6).
Hablando estrictamente, estos compuestos no son nombres adicionales de Dios, sino designaciones o títulos que muchas veces surgían de eventos conmemorativos. No obstante, ellos sí revelan aspectos adicionales del carácter de Dios.


III. ADONAI

Como Elohim, Adonai es un plural mayestático. El singular significa señor, amo, dueño (Génesis 19:2; 40:1; 1 Samuel 1:15). Se usa, como se pudiera esperar, de la relación entre hombres (como amo y esclavo, Exodo 21:1–6). Cuando se usa de la relación de Dios con los hombres comunica la idea de Su autoridad absoluta. Josué reconoció la autoridad del Capitán del ejército de Jehová (Josué 5:14), y también Isaías se sometió a la autoridad del Señor, su Amo (Isaías 6:8–11). El equivalente del Nuevo Testamento es kyrios, “señor”.


IV. DIOS (THEOS)

A. Uso

Theos es una de las designaciones más frecuentes para Dios en el Nuevo Testamento y la traducción más común en la Septuaginta para Elohim. Casi siempre se refiere al único Dios verdadero, aunque algunas veces se aplica a los dioses del paganismo en las palabras que se citan de los paganos o de cristianos al repudiar estos dioses falsos (Hechos 12:22; 14:11; 17:23; 19:26–27; 1 Corintios 8:5; 2 Tesalonicenses 2:4). También se refiere al diablo (2 Corintios 4:4) y a la sensualidad (Filipenses 3:19). Más importante aun, a Jesucristo se le designa como theos (aunque algunos de los pasajes se discuten. Nótese Romanos 9:5; Juan 1:1, 18; 20:28; y Tito 2:13).

B. Enseñanza

Los usos de la palabra revelan varias verdades del Dios verdadero.
1. Es es el único Dios verdadero. (Mateo 23:9; Romanos 3:30; 1 Corintios 8:4, 6: Gálatas 3:20; 1 Timoteo 2:5; Santiago 2:19). Esta verdad fundamental del judaísmo, la unidad de Dios, fue afirmada por Cristo y la iglesia primitiva.
2. El es único. El es el único Dios (1 Timoteo 1:17), el único Dios verdadero (Juan 17:3, el único santo (Apocalipsis 15:4), el único sabio (Romanos 16:27). Por lo tanto, los creyentes no pueden tener otros dioses a la par del único Dios verdadero (Mateo 6:24).
3. El es transcendente. Dios es el Creador, Sustentador y Dios del universo y Planeador de las edades (Hechos 17:24; Hebreos 3:4; Apocalipsis 10:6).
4. El es Salvador. (1 Timoteo 1:1; 2:3; 4:10; Tito 1:3; 2:13; 3:4). El mandó a Su Hijo a ser el Redentor (Juan 3:16) y lo entregó a la muerte por nosotros (Romanos 8:32).

C. Cristo como Dios

A Cristo, el Hijo de Dios, se le llama Dios en varios textos del Nuevo Testamento.
1. En Juan. La enseñanza de Juan incluye los siguientes pasajes: Juan 1:1, 18, donde algunos manuscritos leen “el unigénito Dios”, y esa variación singular puede considerarse como base para aceptar su autenticidad; 20:28, donde Tomás usó los términos kurios y theos acerca de Jesús, y 1 Juan 5:20.
2. En Pablo. En los escritos de Pablo, Tito 2:13 parece ser la designación más clara de Cristo como Dios, dado que Romanos 9:5 es disputado por algunos. Sin embargo, es lingüísticamente propio y contextualmente preferible atribuirle la frase “Dios bendito para siempre” a Cristo.


V. SEÑOR (KYRIOS)

A. Uso

La mayoría de las 717 veces que se emplea kyrios en el Nuevo Testamento son por Lucas (210) y Pablo (275), puesto que ellos escribieron al pueblo de la cultura y lengua griegas.

B. Significado

La palabra enfatiza autoridad y supremacía. Puede significar señor (Juan 4:11), dueño (Lucas 19:33), amo (Colosenses 3:22), o referirse a los ídolos (1 Corintios 8:5) o al esposo (1 Pedro 3:6). Cuando se habla de Dios como kyrios, “expresa particularmente Su posición como Creador, Su poder revelado en la historia, y Su dominio justo sobre el universo” (H. Bietenhard, “Lord”, The New International Dictionary of New Testament Theology, Colin Brown, ed. [Grand Rapids: Zondervan, 1976], 2:514).

C. Cristo como kyrios

Durante Su vida terrenal se dirigían a Jesús como Señor, con el sentido de Rabí o Señor (Mateo 8:6). Tomás le atribuyó deidad total cuando declaró: “¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28). La resurrección y exaltación de Cristo lo situaron como el Señor del universo (Hechos 2:36; Filipenses 2:11). Pero “para un cristiano primitivo acostumbrado a leer el Antiguo Testamento, la palabra ‘Señor’, cuando se aplicaba a Jesús, sugeriría Su identificación con el Dios del Antiguo Testamento” (S.E. Johnson, “Lord Christ”, The Interpreter’s Dictionary of the Bible [New York: Abingdon, 1976], 3:151). Esto significa, con relación a un versículo como Romanos 10:9, que “cualquier judío que públicamente confesara que Jesús de Nazaret era ‘Señor’, se entendería que le estaba atribuyendo la naturaleza y atributos divinos a El” (William G.T. Shedd, Romans [New York: Scribner, 1879], p. 318). Por lo tanto, la esencia de la fe cristiana era reconocer a Jesús de Nazaret como el Yahveh del Antiguo Testamento.


VI. DUEÑO (DESPOTES)

A. Significado

Esta palabra lleva en sí la idea de posesión, mientras que kyrios enfatiza la autoridad y supremacía.

B. Uso

Simeón se dirige a Dios en oración como Despot (Lucas 2:29), igualmente Pedro y los que estaban con él (Hechos 4:24), y también los mártires en el cielo (Apocalipsis 6:10). Dos veces Cristo es llamado Despot (2 Pedro 2:1; Judas 4).


VII. PADRE

Una de las revelaciones más distintivas del Nuevo Testamento es la de Dios como el Padre de individuos. Mientras que la palabra “Padre” se usa con referencia a Dios, solamente 15 veces en el Antiguo Testamento, ésta se halla con la misma función 245 veces en el Nuevo. Como Padre, El le da a Sus hijos gracia y paz (un saludo regular en las epístolas; e.g., Efesios 1:2; 1 Tesalonicenses 1:1), buenas dádivas (Santiago 1:17), y aun mandamientos (2 Juan 4). Nosotros también nos dirigimos a El como Padre en la oración (Efesios 2:18; 1 Tesalonicenses 3:11).
Para resumir: En la Biblia un nombre era más que una identificación; describía a quien lo llevaba, muchas veces revelando alguna característica de la persona (Salmos 8:1, 9).


Ryrie, C. C. (2003). Teologı́a básica (pp. 51–57) 

Teología Basica Charles C. Ryrie

Aun el ateo tiene una teología. El piensa acerca de Dios, rechaza Su existencia, y algunas veces lo expresa como credo y siempre con su estilo de vida. El seguidor de una religión no cristiana ha substituido al Dios verdadero por su deidad falsa y exhibe esa teología en varias maneras.
Ryrie, C. C
teólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *